Follow by Email

viernes, 17 de octubre de 2014

De querer ser a creer que se es ya, va la distancia de lo trágico o lo cómico.

La noción de habilidad del pensamiento está asociada a la capacidad de desarrollo de procesos mentales que permitan resolver distintas cuestiones. Existen habilidades del pensamiento para expresar las ideas con claridad, argumentar a partir de la lógica, simbolizar situaciones, recuperar experiencias pasadas o realizar síntesis, por ejemplo. Cada habilidad puede describirse en función del desempeño que puede alcanzar el sujeto.


* la observación: la usamos para el estudio atento de una cuestión advertida a través de nuestra percepción. Gracias a esta habilidad, somos capaces de extraer datos de nuestro entorno para identificar formas, texturas, colores, número y cualidades de los objetos que nos rodean;
* la discriminación: sirve para entender las diferencias entre los aspectos o las partes de un todo y poder separarlas;
* la identificación: nos da la posibilidad de asignar una palabra para identificar un concepto, una cosa, un fenómeno, un lugar o una clase de ser vivo. Es a través de la identificación que podemos establecer un orden y una serie de códigos en nuestra memoria, para ser capaces de aprovechar la información que absorbemos en nuestra vida cotidiana. Sobra señalar la gran importancia de esta habilidad, dado que se trata de la base del aprendizaje;



La habilidad es la capacidad y disposición para algo. El concepto puede usarse para nombrar al grado de competencia de un sujeto frente a un objetivo. Es importante destacar que la habilidad puede ser innata o desarrollada a partir del entrenamiento, la práctica y la experiencia.



No hay comentarios:

Publicar un comentario