Follow by Email

sábado, 30 de marzo de 2013

"El talento solo no basta para hacer un escritor. Detrás del libro debe haber un hombre."

Encontrando "Trastos" y cambiándolo por Alegrías:;                          
Cuando tienes sueños y metas que conseguir tienes esa sensación de alegría y emoción que se mezclan con el entusiasmo de alguna manera, sientes el mayor placer cuando lo has conseguido y luego el contagiar ese sentimiento a los que te rodean. Cuando me encontré con este personaje el protagonista de esta historia y amigo mío, empezó a contarme este pequeño relato: pues bien esa mañana se levanto más temprano de lo normal lo que hacía suponer que no sería un día cualquiera. Creo que Juan, mi amigo, aprovechó una migración de pájaros silvestres para evadirse. La mañana de su partida, puso en orden su casa. Deshollino cuidadosamente las chimeneas que tenia en actividad. le resultaban muy cómodas para calentar su desayuno todas las mañanas. También tenia otra chimenea que no usaba. Pero, como él decía: "!Uno nunca sabe!". Por eso lo deshollinaba al igual que las que tenia en funcionamiento.Si a las chimeneas se deshollinan bien, arden suavemente y sin problemas.                                                                                                                    
Saliendo hacia su huerto Juan arrancó, un poco melancólico, los últimos retoños de sus arboles frutales. Creía que no volvería jamás.Dudo todavía unos instantes; luego se levantó y dio un paso.                                      
Yo no me pude mover. Solo un relámpago amarillo centelleo cerca de su tobillo. Por breves instantes quedo inmóvil. No gritó, cayó como cae un árbol; suavemente; ni siquiera hizo el más leve ruido, a causa de la arena.                                                                                                                                                                                          
                                                                                                                                                                       
                                                                       

  

Si tienes conocimiento, deja que los demás enciendan sus velas en él

Eso fue hace seis años... Nunca antes había contando esta historia. Cuando volví a mi país los compañeros que me vieron se sintieron muy contentos de volver a verme vivo. Yo me sentía triste, pero les decía: "Es el cansancio..."                                                                                                                                                          
Ahora ya me he consolado un poco. Bueno quiero decir que no estoy consolado del todo. Pero sé que mi amigo Juan, volvió a su casa con su huerto y sus chimeneas. Había aprendido una cosa muy importante y es que cuando cuidas tu casa por muy pequeña que sea al final a ti te parece siempre un gran Palacio.                              

     El futuro nos tortura, y el pasado nos encadena. He ahí por qué se nos escapa el presente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario