Follow by Email

martes, 26 de marzo de 2013

Y por que no pensamos juntos y lo convivimos

Otro "Trasto" encontrado en un cajón.                                                
Quien pensara esta -trastada- fue única sin salirse de lo normal estaba imaginando como contarla cuando encontré la manera mas sencilla que era escribiéndola tal y como lo viví cuando me lo estaban contando  ami sin cambiar tilde ni coma y como de lo voy a contar mejor escucha y veras...                                                
                                                                                                                                                                                 
Convinieron, tras empeñada discusión,en trasladar su punto de San Vicente a San Floren, porque Galana conocía en esta parroquia a un señor clérigo muy bondadoso, que en otra ocasión le había protegido. Allí se fueron,pues; y aunque también en San Floren había "Caporalas y Eliseos" , con distintos nombres, por ser estos caracteres como fruto natural de la vida en todo grupo de familia de la sociedad humana, no parecían tan despóticos y altaneros como en la otra parroquia. El clérigo que al marroquí que protegía era un joven muy listo, algo arabista y habraizante, que solía echar algún párrafo con él, no tanto por caridad como por estudio.Una mañana observó San Divina que el curita joven salía de la Recotral acompañado de otro sacerdote, alto, bien parecido, y hablaron los dos mirando al ciego moro. Sin duda decían algo referente a el, a su origen, a su habla y religión endemoniada. Después uno y otro clérigos en ella se fijaron;                  
-!Señora, Señora ¡. Podemos contar con su sabiduría de mujer y contarnos que opinión pues de ella dependemos si no tenemos acuerdo hay que elegir y usted gran sabía nos podría ayudar si su Merced gusta.
Encontrándose las tres personas reflexionando por tales incertidumbres encontrarían la solución, mientras el hombre ciego solo podía escuchar y casi al mismo tiempo se escucharon entre los cuatro cuando cerrando los ojos para poder mirarlo como el hombre ciego  escucharon la solución, y dejando allí la solución por que ya no les hacia falta por que lo que les había pasado remedio ya no tenía.Se marcharon para el corredor que les venia de camino,cada uno con un silvido diferente pero misma melodía,,...                                              
                                                                                                                                                                             




2 comentarios:

  1. "Digamos que existen dos tipos de mentes poéticas: una apta para inventar fábulas y otra dispuesta a creerlas"

    ResponderEliminar
  2. Algunos pensamos que lo que nos hace más fuertes es aguantar, pero otras veces es dejarlo estar.

    ResponderEliminar