Follow by Email

miércoles, 10 de abril de 2013

El recuerdo que deja un libro es más importante que el libro mismo

Figuraciones con datos añadidos: Trastos de colección                                          
Encontré unos textos que me recordaron cuando estuve en un pueblo, visitando unos monumentos muy llamativos por sus alargados colores y quisiera volver a recordar con la emoción de aquellos años alegres.    
Vivimos entre el contertulio imán de los colores y sus terremotos sobre lienzos sin término. Cada color tiene una cueva cavada de sonidos y estrategias hálitos cobijados en un centelleo de caballo entre los libros.        
Cuando el verde se enaltece es mucho más asombrosa  la mañana. El azul palpita al borde de los peligros repicando, sueña con adensar la nube y cuadricular la geometría del arcoiris. Los reflejos escenográficos del crepúsculo, con su idioma corinto tan atávico, se integran en la piel, camaleones de todas las ventanas de los ríos y aventuras. Sé que el amarillo alterado, <tan difundido en mapas, sembrados y memorias> enciende los envilos del campo y se los lleva de viaje. En el aire los granates dejan su calidez sonámbula que se convierte en la botella de nuestras alucinaciones. El blanco acapara todos los sentidos y herraduras y agarra su algarabía y cuerno en infinito para estirar arpegios y vientres y palomas. Las siluetas no existirían en su granazón o en sus descarríos sí el negro no tuviera en su agujero tanta capacidad de amor y de martirio.                    
Cada color-búsqueda, con sus aparejos y conocimientos lógicos, forjan en la mirada la costumbre de la vida, y el día en el que perdiéndose sus configuraciones y poderíos alguien de lo divino o del espectro <resolutivo, buen mecánico> tendrá que restañar retinas y constelaciones, parar las musarañas y espejismos, para que el mundo títere siga teniendo entre sus dudas y parafernalias poder de inspiración, entraña y cráneo  

 
             
                                                                             
                                                          

No hay comentarios:

Publicar un comentario